EVOLUCIÓN DE LOS ENTORNOS DE FORMACIÓN Y COMUNICACIÓN DESDE LA INCORPORACIÓN DE LAS TIC



En esta tercera y última entrada al blog, voy hablar de cómo han evolucionado e influido los nuevos entornos de formación y comunicación desde la incorporación de las TIC y las repercusiones que con ello conlleva, tanto en los procesos de enseñanza y aprendizaje y la manera de interaccionar los estudiantes con la información, los nuevos roles y funciones de los profesores y los alumnos ante los contenidos y por último los entornos de formación que nos podemos encontrar.
La incorporación de nuevos escenarios digitales en la educación ha favorecido el proceso enseñanza/aprendizaje a través de la diversidad de información que pueden disponer y alcanzar de manera virtual todos los estudiantes, ya que los sitios web's dedicados a la formación van creciendo tanto de forma cuantitativa, como cualitativa,  es decir, no solo pueden alcanzar mucha información sino además de calidad. De esta forma, gracias a esta abundancia y buena información que existe, es con la que profesores y estudiantes pueden interaccionar con más fluidez y de forma diferente a la tradicional verbal-lineal como por ejemplo: “entornos audiovisuales multimedia, códigos audiovisuales, animaciones en 3D, simulación de fenómenos mediante técnicas digitales, o la navegación hipertextual e hipermedia”. Asimismo el tener multitud de información no significa tener más conocimientos, para ello el alumno deberá organizar, construir y estructurar su propia percepción y ser crítico con ella; según el siguiente comentario de Wolton (2000, 97): “El acceso a la información no sustituye la competencia previa para saber qué información pedir y qué uso hacer de ella”.
Esto implica que el entorno de la formación y del saber ya no es proporcionado por el profesor, este es diseñador de situaciones mediadas para el aprendizaje; lo cual la información circula en la red, libre y alejada de contextos cercanos y a través de recursos multimedia y bibliotecas virtuales. (Cabero, 2004).

Respecto a los nuevos roles y funciones de los profesores y alumnos, estas serán cada vez más complejas e inmersas en la sociedad de la información y comunicación de la era digital en la que nos encontramos, por ello, se precisan de profesionales de la orientación mejor capacitados y preparados para dar respuestas a las exigencias no sólo de los entornos educativos en los que desarrollan tradicionalmente su actividad, sino también de los contextos social, familiar, productivo, etc. Según lo han señalado autores como Sanz y Sobrado (1998) o Álvarez y Rodríguez Espinar (2000, 2001) al analizar los roles y funciones que la sociedad actual exige a los orientadores el desarrollo de  las competencias que facilitan los avances tecnológicos, ayudan a colectivos con fracaso escolar y a las dificultades de adaptación social, multiculturalidad creciente, etc.
Sanz y Sobrado (1998: 48) acotaron la función del profesional referida al cambio socioeducativo y dentro de este al trabajo didáctico que debe desempeñar el profesor: “Emplear nuevos recursos multimedia y tecnologías innovadoras en el desarrollo de sus tareas como son el vídeo, la informática, Internet, redes de comunicación, etc.”.
Respecto a los roles y funciones que debe ser capaz de desempeñar el orientador o profesor a través del ámbito tecnológico son variadas. Por lo tanto el profesional de TIC, debe conocer y saber trabajar con herramientas que favorezcan al alumno a desarrollar destrezas concretas y que al mismo tiempo sean capaces de detectar la información, organizarla y adecuarla a sus necesidades mediante la resolución de problemas.

Respecto a los entornos de formación que nos podemos encontrar en la implantación de las TIC para favorecer la enseñanza y aprendizaje del alumno, como hemos podido apreciar anteriormente no se pretende una enseñanza de reproducción de conocimientos, con la implantación de las tecnologías en el aula se pretende que el alumno construya sus conocimientos. Por lo tanto, según Cabero (2004), destaca estos entornos de formación como primordiales: "interactividad del sujeto formado con todos los elementos del sistema, interactividad de todos los componentes del sistema, e interactividad humana entre todos los participantes de la acción formativa: profesores, alumnos y administradores del entorno”.
Estos entornos de formación van a causar mejor resultado que en la que está inmersa nuestra enseñanza actual, ya que el alumno no será un mero reproductor de los conocimientos sino un mediador de su propia información el cual tomará decisiones críticas  y será consciente de su propio aprendizaje.
 En conclusión, saber que los problemas de implantación de las TIC a los entornos de formación no son debidos a los económicos, tecnológicos e instrumentales; ya que en la actualidad además de contar con tecnologías  e instrumentos de calidad, también contamos con profesionales cualificados para su buen uso y manejo de estos. El problema entonces es más cultural, metodológico, organizativo y estructural; es decir para saber qué hacer con ellas, cómo hacerlo y por qué queremos hacerlo. Por lo tanto concluimos con que: “El problema, como hemos apuntado antes, estará en la Pedagogía no en la Tecnología”.

LA WEBGRAFÍA CONSULTADA:





0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Para que desconectes unos segundos

EVOLUCIÓN DE LOS ENTORNOS DE FORMACIÓN Y COMUNICACIÓN DESDE LA INCORPORACIÓN DE LAS TIC

Written on 2:09 by reyero


En esta tercera y última entrada al blog, voy hablar de cómo han evolucionado e influido los nuevos entornos de formación y comunicación desde la incorporación de las TIC y las repercusiones que con ello conlleva, tanto en los procesos de enseñanza y aprendizaje y la manera de interaccionar los estudiantes con la información, los nuevos roles y funciones de los profesores y los alumnos ante los contenidos y por último los entornos de formación que nos podemos encontrar.
La incorporación de nuevos escenarios digitales en la educación ha favorecido el proceso enseñanza/aprendizaje a través de la diversidad de información que pueden disponer y alcanzar de manera virtual todos los estudiantes, ya que los sitios web's dedicados a la formación van creciendo tanto de forma cuantitativa, como cualitativa,  es decir, no solo pueden alcanzar mucha información sino además de calidad. De esta forma, gracias a esta abundancia y buena información que existe, es con la que profesores y estudiantes pueden interaccionar con más fluidez y de forma diferente a la tradicional verbal-lineal como por ejemplo: “entornos audiovisuales multimedia, códigos audiovisuales, animaciones en 3D, simulación de fenómenos mediante técnicas digitales, o la navegación hipertextual e hipermedia”. Asimismo el tener multitud de información no significa tener más conocimientos, para ello el alumno deberá organizar, construir y estructurar su propia percepción y ser crítico con ella; según el siguiente comentario de Wolton (2000, 97): “El acceso a la información no sustituye la competencia previa para saber qué información pedir y qué uso hacer de ella”.
Esto implica que el entorno de la formación y del saber ya no es proporcionado por el profesor, este es diseñador de situaciones mediadas para el aprendizaje; lo cual la información circula en la red, libre y alejada de contextos cercanos y a través de recursos multimedia y bibliotecas virtuales. (Cabero, 2004).

Respecto a los nuevos roles y funciones de los profesores y alumnos, estas serán cada vez más complejas e inmersas en la sociedad de la información y comunicación de la era digital en la que nos encontramos, por ello, se precisan de profesionales de la orientación mejor capacitados y preparados para dar respuestas a las exigencias no sólo de los entornos educativos en los que desarrollan tradicionalmente su actividad, sino también de los contextos social, familiar, productivo, etc. Según lo han señalado autores como Sanz y Sobrado (1998) o Álvarez y Rodríguez Espinar (2000, 2001) al analizar los roles y funciones que la sociedad actual exige a los orientadores el desarrollo de  las competencias que facilitan los avances tecnológicos, ayudan a colectivos con fracaso escolar y a las dificultades de adaptación social, multiculturalidad creciente, etc.
Sanz y Sobrado (1998: 48) acotaron la función del profesional referida al cambio socioeducativo y dentro de este al trabajo didáctico que debe desempeñar el profesor: “Emplear nuevos recursos multimedia y tecnologías innovadoras en el desarrollo de sus tareas como son el vídeo, la informática, Internet, redes de comunicación, etc.”.
Respecto a los roles y funciones que debe ser capaz de desempeñar el orientador o profesor a través del ámbito tecnológico son variadas. Por lo tanto el profesional de TIC, debe conocer y saber trabajar con herramientas que favorezcan al alumno a desarrollar destrezas concretas y que al mismo tiempo sean capaces de detectar la información, organizarla y adecuarla a sus necesidades mediante la resolución de problemas.

Respecto a los entornos de formación que nos podemos encontrar en la implantación de las TIC para favorecer la enseñanza y aprendizaje del alumno, como hemos podido apreciar anteriormente no se pretende una enseñanza de reproducción de conocimientos, con la implantación de las tecnologías en el aula se pretende que el alumno construya sus conocimientos. Por lo tanto, según Cabero (2004), destaca estos entornos de formación como primordiales: "interactividad del sujeto formado con todos los elementos del sistema, interactividad de todos los componentes del sistema, e interactividad humana entre todos los participantes de la acción formativa: profesores, alumnos y administradores del entorno”.
Estos entornos de formación van a causar mejor resultado que en la que está inmersa nuestra enseñanza actual, ya que el alumno no será un mero reproductor de los conocimientos sino un mediador de su propia información el cual tomará decisiones críticas  y será consciente de su propio aprendizaje.
 En conclusión, saber que los problemas de implantación de las TIC a los entornos de formación no son debidos a los económicos, tecnológicos e instrumentales; ya que en la actualidad además de contar con tecnologías  e instrumentos de calidad, también contamos con profesionales cualificados para su buen uso y manejo de estos. El problema entonces es más cultural, metodológico, organizativo y estructural; es decir para saber qué hacer con ellas, cómo hacerlo y por qué queremos hacerlo. Por lo tanto concluimos con que: “El problema, como hemos apuntado antes, estará en la Pedagogía no en la Tecnología”.

LA WEBGRAFÍA CONSULTADA:





If you enjoyed this post Subscribe to our feed
Copyright 2009 EL MUNDO DIGITAL EN LA EDUCACIÓN. All rights reserved.
Free WPThemes presented by Leather luggage, Las Vegas Travel coded by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy